miércoles, 10 de febrero de 2016

Última escena de Sons of Anarchy

Este artículo es sobre la escena final de Sons of Anarchy. Un intento de analizar todos los detalles de una de las escenas más complejas que he visto en cine o TV. Lógicamente, son todo spoilers, si alguien no quiere saberlo debería dejar de leer ahora mismo.

Jax está preparado para su último viaje. Lo sabemos.

Ha vuelto a la antigua casa-club, destruida por Galen, para quemar el manuscrito de su padre. Ha dejado sus anillos de SONS en la tumba de Opie. Su anillo de casado en la tumba de Tara. Sus gafas y su casco en el punto de la carretera en el que murió su padre. Se ha despedido de sus hijos, Wendy será buena madre.

Es más, se ha despedido de SAMCRO usando la frase “I got this”: la misma frase con la que se despide Opie cuando se sacrifica para salvarles en la cárcel.

Jax repite ahora los movimientos de su padre, John Teller. No olvidemos que, de hecho, lo hace en la misma carretera que lo hizo él, y con la misma moto, restaurada tras la explosión de la casa-club; tal vez con la misma intención, si creemos la teoría de Jury.

Empieza a sonar de fondo la canción “Come, join the murder” [podéis escucharla aquí], que remarca aún más sus intenciones.

Desde el primer momento podemos apreciar la simbología de los cuervos. Los cuervos, por un lado, son el símbolo de esta sección del club: Sons of Anarchy Motorcycle Club Redwood Original se convierte en SAMCRO, y como juego de palabras, en Sam Crow, Sam Cuervo. Por otro lado, los cuervos son simbología, como lo han sido siempre, de la proximidad de la muerte. Este doble sentido de los cuervos también nos remite una vez más a la canción.

Me queda la duda de si Sam Crow también es una referencia a Jim Crow, el conjunto de leyes racistas de EEUU que tanta polémica trajeron con el paso de los años. Al fin al cabo, al igual que Jim, Sam Crow también tiene ciertas leyes racistas que se tratan a lo largo de la serie y que es precisamente en este último capítulo cuando quedan revocadas, y por fin un hombre negro es admitido como miembro.

Continuamos adaptando simbología de la cultura popular, y es que Jax se convierte en Jesucristo, que muere para expiar los pecados del club y darle un futuro libre de pecados a sus hijos. Esto se intuía desde su encuentro con Emily a mitad del episodio (volveremos más tarde sobre esto), cuando la cámara enfoca el pan y el vino, la carne y la sangre de Jesús.

Pero la simbología de Jesucristo no termina ahí, por supuesto. Jax pone los brazos en cruz, analogía tanto del sacrificio cristiano como de la sensación de libertad que parece estar viviendo en este último momento. Decía Camus que el suicidio es la única elección realmente libre, igual en este momento tenía razón.

No podemos obviar tampoco la única palabra que mencionan los personajes de esta escena. Cuando el camionero ve llegar a Jax, grita “Jesus!”, expresión que abunda a lo largo de toda la serie, pero que en esta última escena tiene un sentido añadido, al reconocer a Jesucristo en Jax.

Volvamos ahora sobre el camionero, y es que es un personaje totalmente simbólico, lleno de sentidos ocultos. Aparte de esta frase, tenemos la obviedad de que representa al mismo camionero que contribuyó al final de John Teller, por supuesto. Pero eso no es todo: es también el camionero que lleva a Gemma a casa de su padre.

Esto podría ser un guiño sin más, o podría ser algo más. Cuando el camionero recoge a Gemma, menciona que apenas tendrá que desviarse de su camino; pero sí, tendrá que desviarse. Por tanto, si no hubiera llevado a Gemma, su camino habría sido distinto, y no habría estado allí a la vez que Jax. La culpa de que el camión esté ahí en el momento oportuno para arrollar a nuestro protagonista es, una vez más, de Gemma, y por más de un motivo. Vaya familia, ¿eh?

En el camión también vemos que pone “Papa’s goods”, título del episodio, y referencia a la herencia del padre, que yo creo que se da en más de un sentido. Es la herencia de John a Jax, por supuesto: mismo club, mismo puesto, mismos pecados, misma muerte.

Pero, en un final abierto, también podría ser una referencia de la herencia de Jax a Abel. ¿Qué le ha dejado? Jax está seguro de haber expiado sus pecados y darle a Abel un futuro tranquilo y pacífico junto a su hermano Thomas, y sus padres adoptivos Nero y Wendy. ¿Pero es así? Capítulos atrás, Gemma mencionaba que puede ver en los ojos de Abel que será hijo de su padre: es decir, otro psicópata más, continuando la tradición familiar. Posteriormente, le da a Abel el anillo que reza “Son”, con el que le vemos jugueteando en su breve aparición justo antes de esta escena final, cuando ya suena “Come, join the murder”. ¿Ha conseguido realmente Jax salvar a Abel de su destino? ¿O le ha dejado la misma herencia envenenada durante una generación más?

La escena termina con los cuervos picoteando un pastel; homenaje a la primera escena de la serie, en aquel lejano capítulo en el que dos cuervos picoteaban el cadáver de una paloma blanca, tal vez como símbolo de la paz. Pero en este caso, es el mismo pastel que comía Emily unas escenas atrás. Emily parece ser un homenaje a Hamlet en cuanto al tema de los fantasmas: el fantasma de una mujer muerta en el mismo accidente que John Teller, a menudo empujando un carrito de bebé vacío –probablemente como metáfora de no haber podido cuidar a su hija, Brooke-.

A lo largo de la serie, Emily aparece en un total de 11 episodios en los que todo el mundo parece actuar como si no existiera. Están las siguientes excepciones: pueden verla los Teller, es decir, Jax y Gemma, que son apenas los dos personajes con los que interactúa. También se aparece a su propia familia: a su hija Brooke y a su marido, según dice él. Finalmente, la pueden ver también los padres adoptivos de Abel (que, en cierta medida, se convierten brevemente en parte de la familia Teller) y el camionero que más tarde mata a Jax en la reproducción del accidente que mató a Emily.

Si los personajes que pueden interactuar con ella a lo largo de la serie están tan cuidadosamente escogidos para tener relación con el accidente que la mató, ¿cómo iba a faltar la propia Emily en la escena final? El pastel en el suelo da a entender que ella ya no está. Ha sido testigo del nuevo accidente y ha desaparecido. Al fin y al cabo, el concepto de fantasma suele implicar que alguien queda atrapado en este mundo porque tiene asuntos pendientes… y ya los ha resuelto. Nueva vuelta de tuerca, ¿entonces Abel finalmente conseguirá renunciar a su herencia? Realmente, ¿ha conseguido el sacrificio cristiano de Jax redimir el pecado original?

El pastel en el suelo se funde con la sangre de Jax. Como decía antes, el pan y el vino del sacrificio. Y así termina la serie. Fundido en negro y una cita de Shakespeare, nuevo homenaje a Hamlet: “Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo”.


6 comentarios:

  1. Acabo de ver la serie entera por segunda vez. Y el final me parece sublime, analizandolo como lo has hecho aun me parece más épico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Si mi análisis ayuda a disfrutar más de esta escena, es el mejor halago que podía recibir.

      Eliminar
  2. Voy por la tercera vez que veo está serie y siempre se me hace tripas corazón el final... gran análisis🖒🖒

    ResponderEliminar
  3. Brutal analisis!! Después de esto confirmo que esta serie es una puta obra de arte! Gracias

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin