miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mi explicación de Twin Peaks (IV): ¿Quién es el soñador?

Venimos de aquí.

“Somos como el soñador que sueña y luego vive en el sueño, pero, ¿quién es el soñador?” Ésta es la frase que Monica Bellucci le susurra a Gordon Cole en uno de sus muchos sueños con ella; suponemos que en uno de los más significativos y menos eróticos, vaya. Venga, empecemos con los spoilers.


Para entender esta frase, lo primero que hay que saber es que no es una frase de David Lynch ni de Mark Frost, sino de los Upanishads, los libros sagrados hinduistas. Allí se habla de dioses que crean el universo, y después se meten en su creación. Ése es básicamente el significado de la frase.

Atendiendo a esto, y rozando algunas de las teorías más surrealistas que circulan por internet, nos encontramos con muchas posibilidades. ¿Quién es el soñador? ¿Dale Cooper? ¿Laura Palmer? ¿Judy? ¿Dios (¿que a su vez podría ser aquella entidad que vio Jacoby cuando estaba puesto de ayahuasca?) ¿Los creadores de la serie? ¿Los espectadores, incluso? La importancia de esta pregunta viene a cuento de que, hacia el final del penúltimo capítulo de la tercera temporada, Cooper menciona estar en un sueño… y, a su vez, el último capítulo es tan retorcido que, efectivamente, parece un sueño. De hecho, usa los mismos recursos sobre sueños que Lynch usa en otras de sus obras; sobre esto profundizaremos un poco más adelante.

Hay que considerar también las pistas que da Laura Palmer en el primer episodio de la tercera temporada. “Estoy muerta, sin embargo estoy viva” encaja con la idea de que la Laura que salva Cooper en el penúltimo capítulo y la que vuelve a salvar en el último, suponemos, es sólo un sueño. Sin embargo, en ese primer episodio el brazo también pregunta: “es el futuro o es el pasado?” Esto encaja con la idea de que Cooper no está en un sueño sino que ha viajado en el tiempo, como podrían indicar pistas como que, efectivamente, a Phillip Jeffris en forma de tetera gigante le pide viajar en el tiempo, su última frase es “¿en qué año estamos?” y la Alice Tremont que vemos en la casa de Laura Palmer podría ser una versión joven de la mrs. Tremont no humana.

Pasemos ahora a los recursos que llevan a pensar que el último episodio puede ser un sueño, tirando de recursos de Mulholland Drive y Carretera perdida, para lo que habrá que hacer spoilers de estas dos películas, también.


Mulholland Drive es una película que se explica a partir del momento en el que aparece un vaquero diciendo “despierta”: esto da a entender que todas las escenas anteriores son un sueño, y las posteriores son la realidad. Viéndolo así, la película es totalmente coherente. La protagonista, Betty, mantiene una relación con otra actriz, Rita, y se enamora de ella; sin embargo, Rita la deja de lado para salir con un director de cine exitoso. Celosa, Betty contrata a un asesino que les mata a los dos, aunque un testigo presencia el momento en el que es contratado. Consumida por el remordimiento y la certeza de que será capturada, Betty se suicida. Toda la primera parte de la película es el sueño de Betty en el que todo sale bien: Rita tiene amnesia (luego pueden retomar su relación como si fuera el primer día), el exitoso director de cine es en realidad un fracasado, el asesino es un absoluto incompetente incapaz de cumplir con su cometido, y el único testigo muere de un infarto al ver a una extraña criatura.

Carretera perdida se puede reconstruir de forma muy similar. En un arrebato de locura y celos, un hombre (Fred) asesina a su esposa (Renee), que es o ha sido actriz porno, y a los productores de sus películas (Andy y Dick Laurent). Negándose a admitir su crimen, su personalidad se disocia y crea un mundo imaginario en el que sigue llevando una vida feliz junto a su esposa. Sin embargo, la verdad se deja ver a través de las cintas de video, progresivamente, o del “Dick Laurent está muerto”. En otro vuelco de su personalidad (probablemente previo a su detención), Fred crea la identidad de Pete. Como Pete, no soporta oír su propio jazz en la radio, y va conociendo a su esposa y a los productores bajo otras identidades, siendo cada vez más consciente de la realidad. Finalmente, admite su crimen cuando su yo consciente llama a la puerta de su yo ficticio para decir “Dick Laurent está muerto”.


Como en Mulholland Drive o Carretera perdida, en Twin Peaks se enmascararía la realidad con sueños. Como en Carretera perdida, los personajes aparecerían con un nombre distinto en los sueños, de tal forma que Cooper y Diane pasarían a ser Richard y Linda. Pero aún más curioso es que la escena final, en la que Laura susurra al oído de Cooper algo que no podemos oír, es calcada a la del hombre misterioso susurrando al oído de Fred en Carretera perdida lo que, suponemos, es la explicación de su situación.

Tampoco es ningún secreto que Lynch tiende a repetir recursos a lo largo de su filmografía (basta con ver los sueños de Eraserhead o Inland Empire). La cuestión es si estos recursos pueden darnos alguna pista y ayudarnos a entender mejor la situación. Al menos, para la parte de los cambios de nombre sí encuentro conveniente analizar Carretera perdida y asumir, basándonos en esto, que Richard, Linda o Carrie son la versión en un sueño de Dale, Diane y Laura… ¿o es al revés?


Para responder a esta pregunta me parece que hay que dedicar una parte entera de este análisis a hablar de la teoría de dos realidades fusionándose. Poco mérito tengo yo en lo que viene a continuación, porque básicamente no me enteré de nada hasta que empecé a leérselo a otros, pero sí me parece la teoría más sólida y creo que encaja con lo que he ido explicando hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin