miércoles, 11 de octubre de 2017

Mi explicación de Twin Peaks (V): La teoria de la fusión de realidades

Lo habíamos dejado aquí.


Como digo, esta quinta parte es prácticamente resumir teorías de internet y apenas hay unas pinceladas de cosecha propia. No me gusta dejar las cosas medio hechas y por eso creo que, si tengo que explicar Twin Peaks desde mi punto de vista, pues también tendré que reproducir esta parte, pero vamos, que no es que yo tenga ningún mérito en esta teoría.

La idea es sencilla: hay dos realidades alternativas fusionándose, lo que da lugar a incoherencias.

Veamos. ¿Qué indicios podemos encontrar de esto? Vamos con los más claros y principales, que podrían contarse como pistas dejadas ahí para que se pueda elaborar esta teoría.

-En Fire walk with me, Phillip Jeffries aparece y desaparece por el pasillo en la oficina del FBI en Philadelphia y, tras hablar con él, Gordon y Cooper lo olvidan misteriosamente. Si combinamos esto con una escena de The missing pieces en la que vemos a Jeffries andar por el pasillo sin encontrarse con Cooper, podría ser que en una realidad Jeffries se encuentra con Cooper y en otra no: como las realidades se están fusionando, esto da lugar a incoherencias como aparecer y desaparecer o que se olviden de él. Lo que parece claro es que tanto Fire walk with me como The missing pieces entran en la continuidad de Twin Peaks, y tienen escenas contradictorias.
-Todos los personajes nuevos del Roadhouse, que no tienen la menor relevancia en la trama y que tienen en común que siempre hablan de personajes que no conocemos. Como si quisieran indicarnos que allí hay toda una realidad de la que no sabemos nada.


-Cambio de plano en la Doble R: hay una escena en la que, al cambiar el ángulo, cambian todos los actores de reparto sentados en la barra. No parece un gazapo: si miramos con atención podemos ver que Shelly les mira extrañada. Ha notado algo raro, pero no sabe exactamente qué.
-Probablemente la más sutil: una escena en la que el reflejo de Big Ed en el cristal de la gasolinera no se corresponde con lo que está haciendo él. También se muestra extrañado durante un momento.
-En La historia secreta de Twin Peaks, hay muchas discrepancias sobre los padres de los personajes, sobre todo. El caso más evidente es el de Norma, de quien se dice que su madre se llama Ilsa y muere en 1984, mientras que en la serie se llama Vivian y, de hecho, la vemos viva en 1989. Este caso más evidente, sin embargo, podría tener otra explicación ofrecida en The final dossier, de modo que Frost y Lynch estarían jugando con nosotros, presentándonos discrepancias que encajen con nuestra teoría y luego solucionándolas de otra forma. En todo caso, si vamos a casos más sutiles, la Guía de Acceso a Twin Peaks es totalmente contradictoria. Si comparamos la información sobre padres de personajes en la Guía y en la Historia Secreta, el número de discrepancias es considerable. En el primero, el padre de Pete se llama Nealith y su abuelo paterno, Rudolph; en el segundo, se llama Ersel y su abuelo, Zebulon. En el primero, el padre de Andrew y Catherine es Ezekial; en el segundo, Thomas. En el primero, el padre de Harry es un trabajador del molino llamado Boyd; en el segundo, es el también sheriff Frederick Truman. La tribu del padre de Hawk cambia de Zeni a Nez Percé. Considerando que toda esta ascendencia no afecta a la trama y no había ninguna necesidad de describirla, también parece estar hecho a propósito.
-Cooper entrando a un motel de un piso con un coche antiguo, a la mañana siguiente saliendo de un motel de dos pisos con un coche nuevo. Por cierto, si este motel es el mismo en el que estuvo Jeffries en algún momento, Tammy Preston señala en The final dossier que estuvo en activo sobre todo en los años 30 y fue cerrado en 1962.
-Naturalmente, los cambios de nombre son otra pista para estas dos realidades, como comentaba en la parte anterior. Dale, Diane y Laura son en otra realidad Richard, Linda y Carrie.

Llegados a este punto, es fácil apreciar que esta teoría nos salva de unos cuantos misterios y permite que veamos mucha más coherencia en el universo de Twin Peaks. Ahora queda claro, por ejemplo, por qué al llegar a casa de Laura al final del último episodio allí no vive nadie relacionado con ella: porque es otra realidad. Y allí Laura es Carrie, una camarera de Odessa, y en esa casa vive Alice Tremond.

¿Por qué Carrie grita de terror en ese misterioso final de la serie, cuando oye la voz de Sarah Palmer preguntando por Laura? Podría ser perfectamente porque ese nuevo efecto de la fusión de realidades la ha hecho darse cuenta. Y aquí va una de esas pocas ideas de mi cosecha que mencionaba antes: la escena de Hawk visitando a Sarah y oyendo ruidos en su casa, lo que le lleva a pensar que allí hay alguien más (a pesar de que no volvemos a saber nada del tema), podría explicarse como un nuevo colapso de la realidad. Así como Carrie en su realidad oye la voz de Sarah de la otra, Hawk en su realidad oye los pasos de Alice Tremond de la otra.

Hasta aquí bien, ahora podemos añadir un nuevo nivel de profundidad. En ese final, Cooper se pregunta “¿en qué año estamos?”, igual que lo hizo Phillip Jeffries cuando apareció en la oficina de Philadelphia. Bien, pues ese “¿Laura?” de Sarah Palmer parece ser que ya lo habíamos oído antes. Es exactamente igual al que pronunciaba en febrero de 1989, lo que nos lleva a pensar que Cooper no sólo ha viajado a otra dimensión, sino al pasado de otra dimensión, tal y como le pide a Phillip Jeffries. Pero, entonces, ¿por qué Carrie tiene el aspecto que tendría Laura con más de 40 años, si en 1989 Laura debería tener 17?


También se puede explicar perfectamente: Carrie, es decir, la Laura de esta otra dimensión, habría nacido en la década de los 50. Esto no está sacado de la nada, sino que, como comentaba en la segunda parte de este análisis, en los años 50 el Bombero y la Señorita Dido envían un orbe a la Tierra con el rostro de Laura Palmer. La escena parece aludir a su nacimiento, cosa que no entendíamos muy bien porque Laura Palmer no nació en los años 50: pero, en esta teoría, Carrie, en su otra dimensión, sí lo hizo. A quien vemos en el orbe, por tanto, es a Carrie. Todo empieza a encajar bastante bien, a mi juicio.

Ahora démosle una vuelta más: esta realidad pretende ser NUESTRA realidad, la realidad que conocemos como espectadores, en lo que, más que romper el cuarto muro, sería demolerlo con saña. Pero, ¿hay algún indicio de esto? Pues podemos ir repasando unos cuantos, sí.

-Las escenas de una dimensión tienden a centrarse en localidades ficticias como Twin Peaks, mientras las de la otra se centran en localidades reales como Odessa.
-La actriz que interpreta a Alice Tremond no es una actriz profesional, sino la dueña real de la casa que se usa para representar la de Sarah Palmer. Si en el mundo real visitásemos esa casa, también nos la encontraríamos a ella. ¿Por qué escoger a la dueña real para interpretar a ese personaje en lugar de una actriz de reparto cualquiera?


-Monica Bellucci interpretándose a sí misma. Nuevamente, la única que lo hace.
-La rotura del muro más clara, que lo sería aunque esta teoría sea errónea, es Audrey bailando el tema “Audrey’s song”, que obviamente sólo existe como tema de la BSO de la primera temporada de Twin Peaks. Vamos, está bailando la BSO de una serie en la que salía ella, algo que tendría sentido si en esta segunda dimensión, al ser la nuestra, Twin Peaks es una serie de ficción.
-Pero, ¿y el tal Billy por el que pregunta insistentemente Audrey, y al que quiere buscar en el Roadhouse? Pues hasta esto tendría explicación: Billy sería Billy Zane, el actor que interpreta a John Justice Wheeller, el interés romántico de Audrey en la segunda temporada de la serie. Audrey está confundiendo la realidad ficticia de Twin Peaks con nuestra realidad, y por tanto también a Wheeller con el actor que le interpreta, Billy Zane. Audrey despierta en esa extraña habitación blanca de su confusión entre realidades.


Si ponemos todo en conjunto, no es una teoría demasiado descabellada, o al menos no para lo habitual en esta serie. Es verdad que tiene alguna pega, como el hecho de que Dale Cooper cambie su nombre por Richard (si en esta realidad tiene el nombre del actor que le interpreta, como Billy Zane, ¿no debería ser Kyle? ¿Y por qué David Lynch lleva audífonos, si en su encuentro con Monica Bellucci él ya no es Gordon Cole?). Quizá estemos hablando de algún punto intermedio. “Nos veremos cuando caiga el telón”, dice Cooper al resto de personajes de la comisaría en el penúltimo episodio, cuando emprende el viaje que finalmente le llevará a otra dimensión. Igual simplemente se refería a que como actores se volverían a ver en nuestra realidad, en la première de la tercera temporada de Twin Peaks.

Y, finalmente, el resultado que bien puede ser producto de la fusión de realidades o del viaje en el tiempo: en The final dossier, Tammy Preston repasa los artículos del Twin Peaks Post y los registros policiales de 1989, encontrando que Laura Palmer desapareció. Remarco: desapareció. No se encontró su cadáver, ni tampoco se habla de un Leland Palmer arrestado por su asesinato. Preston se muestra muy sorprendida por esto, ya que ella (como, se supone, los demás personajes) tiene claro que la historia era que Laura había muerto. Cooper viajó en el tiempo para evitar su muerte, pero, entonces, ¿por qué Tammy Preston la recuerda? ¿No debería haber desaparecido el recuerdo del asesinato de Laura de la mente de todo el mundo tal y como desaparece del Twin Peaks Post y de los registros policiales? Esto es una discrepancia que se entiende mejor desde la fusión de realidades: una en la que Laura Palmer ha muerto y otra en la que no, que ahora se juntan y producen incoherencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin